Subida de la luz, hay que tener cuidado para que no nos cobren de más

Compartir

Este mes, enero del 2013 entra en vigor una subida de la electricidad, pero tenemos que tener cuidado en que la empresa que nos comercializa la electricidad no nos meta la subida en los consumos pertenencientes al mes de diciembre del 2012.

Parece ser que algunas incluso retrasan la llegada de la factura para así engañarnos y cobrarnos los consumos de diciembre con las cuotas aumentadas de enero, cuando deberían de cobrarnos las cuotas vigentes que se corresponden con el periodo de facturación, es decir, las vigentes a diciembre de 2012.

Podeis ampliar información en la web http://laeconomiadelosconsumidores.adicae.net/index.php?articulo=1158

Tipos de bombillas

Compartir

En el mercado hay varios tipos de bombillas, en esencia se dividen entre

bombillas clásicas, que son las que llevan el hilito metálico, y son las más conocidas y usadas, son las usadas de toda la vida

bombillas de bajo consumo, son como tubos que tienen forma de bombilla, aunque algunos son alargados.

bombillas de leds, que suelen ser bombillas formadas por mas bombillas pequeñitas.

De todas ellas, las más baratas en cuanto a su precio son las clásicas, y las más caras, las de led, el precio de una bombilla que de la misma cantidad de luz es el cuadrúple en las de bajo consumo y diez veces más al precio de la bombilla clásica en el caso de las bombillas de LED.

Las bombillas clásicas gastan más electricidad, pues tienen el problema de que pierden mucha potencia en forma de calor (emite tanto calor que en algunos métodos caseros de incubar huevos de gallina para tener el pollito se usa una bombilla de 100Wattios para calentar el huevo), y por ello, para dar la misma cantidad de luz, una bombilla clásica gasta 100 Wattios, mientras que una que da la misma luz de bajo consumo, emplea solamente 8Wattios, y las LED aúm menos, porque, aunque en comparación con las bombillas clásicas, las de bajo consumo apenas emiten calor, si que emiten calor (de hecho si tienes una bombilla de bajo consumo encendida una hora o más, si la tocas notarás que calienta, y, a veces, incluso demasiado), y las de LED no se calientan de forma apreciable, incluso después de encendidad durante muchas horas.

La idea para ahorrar es la siguiente:

Para tiempos largos de encendido continuo, es mejor usar bombillas de bajo consumo o de LEDS, esto es el caso del salón, dónde se está toda la tarde-noche con la luz encendida. Si se sale un minuto al baño, es más económico dejarla encendida que apagarla un minuto y luego volverla a encender, ya que en el momento del encendido la bombilla gasta más energía que la que gasta durante 5 minutos de encendido continuo. Ello es porque dentro tiene metales, como el mercurio, que han de calentarse hasta evaporación, y esto requiere de mucha energía, mientras que cuando la bombilla está encendida ya, solamente gastan un poco para mantenerse en ese estado gaseoso.

Las bombillas LED también son buenas, pero de momento son más complicadas de encontrar y sus casquillos en la mayoría de los casos no se adaptan a las lámparas convencionales.

Para tiempos cortos de encendido, o cuando se va a estar continuamente encendiendo y apagando la luz, como es el caso de una escalera de una comunidad de vecinos, es mejor una bombilla clásica, pues en las bombillas de bajo consumo, se gasta mucho al encenderse, y si son tantas veces como se hace en una escalera de vecinos, su vida útil será muy corta.

En sitios donde se alterne estancias largas con estancias cortas, lo mejor es disponer de una lámpara con bombilla normal para cuando se va a usar poco (por ejemplo, para coger algo de la cocina, de la nevera, y llevárselo a otro sitio, o para orinar en el baño), y otra u otras de bajo consumo para estancias largas (baños, cocinar…)

Para calcular el gasto que genera una bombilla, se tiene que tener en cuenta: el precio de la misma. Su vida útil. La potencia, en kilowatios. que consume.

El precio del kilowatio viene en la factura de la luz, y actualmente está en torno a 14 céntimos por kilowatio. Esto quiere decir que una bombilla de 100Watios encendida diez horas gasta 14 céntimos. Una de bajo consumo que de la misma luz, de 8W habría gastado esos 14 céntimos no en una hora, si no en 125 horas. Esto hace que si se tienen muchas luces en casa compense poner todas las bombillas de bajo consumo si se tiene la tarifa de último recurso, pues según esta tarifa, al aumentar el consumo, sube el precio del kilowatio/hora. También es especialmente interesante para poder tener la casa con una potencia de 3KW, y poder pedir a la empresa comercializadora el “bono social”, que es un descuento sobre la factura, en forma de devolución de parte del gasto, reservado para quienes tengan 3Kw o menos de potencia contratada y el titular esté empadronado en la casa donde se da el suministro (no vale para segundas residencias)
o para jubidados o desempleados que cobran poco dinero.