Evita las guarrerias

Compartir

A la hora de cocinar, se ha de distinguir entre ahorrar y hacer guarrerias.

Cocinar espaguettis, y aprovechar el agua de la cocción, una vez enfriada, para regar plantas, o incluso para preparar una sopa, es ahorrar.

Aprovechar el preparar algo que tenga caldo, independientemente de si luego se queda (por ejemplo, en una sopa) o se quita del plato cocinado (por ejemplo, al cocer pasta), para cocer huevos, es una guarrada. Los huevos salen del culo de una gallina, y aunque se frotaran con un estropajo, no quedan limpios y pueden transmitir la salmonella, generando salmonelosis.

Si necesitan de verdad ahorrar cociendo el huevo a la vez que la sopa, echénlo pero sin cáscara, cocinando así “huevos escalfados”, o cuenzanlo sumergido en una tacita que sea apta para microondas, dentro del micrrondas, pues al cocerse más rápido, se ahorra energía.

Solamente recuerden hacerle un agujero con la púa de un tenedor o similar, para que así, al estar agujereado no explote. Saldrá un poquito de clara por el agujerito, pero muy poco, porque en cuanto toca el agua caliente, coagula y forma un tapón que evita que salga el resto, pero logra que el huevo no explote.

Eso sí,el agujero tiene que haber perforado tambien la membrana interna del huevo. Un golpe seco y con decisión con la punta de la púa lo consigue, la púa entra dentro del huevo y queda un agujero.

Lo metemos en la taza apta para microondas, y en tres minutos se han preparado. Aunque si el microondas es poco potente (menos de 800W) puede que tarde algo más, y con los 3 minutos tenga un huevo “pasado por agua”. Con eso sabes que, para la siguiente ocasión, si se quieren cocidos, se requiere un minuto más.

De todos modos, los huevos pasados por agua, con pan y sal están muy ricos.

La energía residual al cocinar

Compartir

Una vez, estando yo muy cansada, me preparé algo de cenar. Decidí freir un par de huevos, y como ya estaba la sartén puesta con aceite en la placa vitrocerámica, tomé un par de huevos de la nevera, los casqué y los eché en la sartén. En poco minutos ya tenía mi cena preparada.

Cuando fui a apagar la placa, me di cuenta de algo que me sorprendio muchísimo: se me habia olvidado encenderla.

Habia preparado mis huevos fritos con la placa apagada, y aún así se habían cocinado.

Esto se debe a que las placas eléctricas, sean clásicas o de vitrocreámica, cuando se apagan siguen emitiendo calor, que fue lo suficiente como para preparar mi cena. Por lo que he observado, emiten gran cantidad de calor durante unos cinco minutos después de apagadas, por lo que se consigue un buen ahorro de energía apagando la placa cinco minutos antes de que se termine de cocinar el alimento, y dejando que con ese calor residual se termine de preparar.

Y esta es la clave de por que el gas o las placas de inducción gastan menos electricidad: no generan calor residual. Pero si no nos gusta el gas porque es más sucio y más peligroso, y las placas de inducción son algo caras, si sabemos aprovechar el calor residual, podemos eliminar el gasto extra que genera ese calor que desprende la placa despues de apagada y hasta que se enfría.