Una forma original e infalible de conseguir que los niños tomen fruta

Compartir

Hay gente que tiene la suerte de que a sus niños les gusta la fruta, pero, sin embargo, otros no comen fruta en absoluto, o tan poca, que no es suficiente, pues, si recomiendan cinco raciones de fruta al día, estos niños toman 5 raciones de fruta, pero al mes.

Normalmente los niños que no toman fruta, suelen tomar muchas gominolas, golosinas y caramelos. Podemos aprovechar esto para que tomen fruta.

Cinco raciones de fruta pueden ser cinco naranjas, y estas naranjas en un zumo apenas llenan un vaso. También es preciso tener en cuenta que cinco raciones de fruta no significa cinco unidades de la fruta, sino el equivalente a 5 raciones, y, por tanto, si consideramos cuanto son cinco raciones de fruta en un mango podemos econtrarnos que un solo mango grande equivale a 5 piezas de fruta.

Bien, el procedimiento es el siguiente:

Se buscan gominolas que no tengan azúcar, que actualmente venden en cualquier sitio que vengan gominolas. Mejor sin azúcar para así evitar que los niños tomen demasiado dulce. Los más adecuados son los ositos, por tamaño, pues son pequeños y la receta se hará más rápidamente, pero si no se encuentran, vale cualquier gominola.

Se toman las gominolas por un lado, y por otro, se toma la fruta, que se ha de exprimir si son naranjas o similares, o de licuar si son manzanas, mangos o similares, y después se cuela para tener solamente el zumo.

Se meten las gominolas en un recipiente de vidrio que, o bien sea opaco, o lo hacemos opaco envolviéndolo con papel de aluminio, o similar, preferentemente que tenga tapa.

Se colocan las gominolas en el recipiente, y se echa el zumo hasta cubrirlas por completo. Se tapa, o con su tapa, o con papel de envolver, y se deja en la nevera dos días. Es importante que el recipiente no deje entrar la luz a su interior, para evitar la oxidación del zumo.

Es preciso sacar el recipiente dos veces por día, y remover las gominolas, para facilitar que absorban el zumo.

Al cabo de los dos días, las gominolas habrán aumentando de tamaño, normalmente quintuplican su tamaño, pues absorbieron el zumo. A los niños les encantan y son muy buenas porque tienen muchísimo zumo de frutas.

Si somos hábiles con la cocina, también podemos hacer la golosinas en casa, sustituyendo en la receta el agua por zumo, y la gelatina de sabor por gelatina neutra. podeis encontrar la receta de gominonas caseras aqui

Recuerda cambiar la gelatina de sabores por gelatina neutra,que puede ser el polvo o en láminas ( en éste caso solamente necesitas colocar la lámina con un poco de agua fría para hidratarla, generalmente diez minutos, y después se disuelve en el zumo sin problemas)