Como eliminar el sarro de forma casera

El sarro es producto de la acumulación de restos de comida alrededor de los dientes, la cual hace que se desarrollen bacterias que la degradan, generando ácidos que dañan el esmalte dental, llegando a crear agujeros en los que las bacterias se instalan más comodamente, haciendo que la colonia bacteriana crezca aún más, ponga la zona negra, y se genera lo que conocemos como caries.

Eliminar el sarro en casa es una buena forma de minimizar la aparición de caries y de mantener por mas tiempo una boca sana y bonita.

Para limipar el sarro es preciso cepillar los dientes después de cada comida, con un cepillo de cerdad suaves y un poco de pasta dental.

Para retirar los restos de comida que se puedan quedar entre los dientes lo mejor es usar seda dental. Lo adecuado es hacerlo antes del cepillado para quitar los restos grandes, y después, para quitar los que en principio no se percibian ,pero al removerlos ligeramente tras el cepillado dental, pasaron a ser visibles.

Finalmente, un enjuage bucal antisarro es la mejor opción, aunque puede ser sustituido sin problema por una mezcla de agua oxigenada y agua normal, en proporción de 1/4, es decir, llena una cuarta parte del vaso con agua oxigenada, y lo termina de completar con agua. Con un vaso de tamaño chupito es suficiente.

Pero eso sirve para eliminar el sarro que es reciente, y prevenir la aparición de más, pero cuando hacemos la eliminación casera de sarro también buscamos eliminar el sarro más avanzado, incluso esas piedrecitas negras, que si se hace bien, salen de entre las muelas.

Para eliminar el sarro sobre los dientes es preciso usar un agente que lo elimine. Como estos actuan puliendo la superficie del diente, además de eliminar sarro, blanquean, pero para no desgastar demasiado la superficie dental, se recomienda usarlos como máximo una vez por semana:

-bicarbonato de sodio.

Usado humedecido con un poco de agua, simplemente se aplica sobre el cepillo como si fuera pasta de dientes normal. Es mejor hacerlo después de lavar los dientes con pasta y enjuagarlos, para que así el bicarbonato se dedique a retirar el sarro y no a reacionar con restos de comida.

-pulpa de fresa.

Las fresas limpian los dientes y eliminan el sarro. Un modo de conseguir blanqueamiento dental y eliminar el sarro a la vez, es machacar la fresa hasta obtener una pasta, y usarla con el cepillo de dientes como si fuera dentífrico. Las fresas son muy poco abrasivas, on lo cual en este caso se puede emplear el método cuatro veces por semana sin problema.

Zumo de limón

Este método es una forma rápida de blanquear los dientes, que también elimina el sarro, pero el problema que tiene es que el limón desgasta la superficie del diente, con lo cual no es aconsejable usarlo más de una vez al mes. El procedimiento es mojar el cepillo con el zumo de limón y frotar los dientes diente por diente. Se aconseja mojar el cepillo de nuevo cada vez que se pasa a limpiar un nuevo diente.

Carbón de leña

El carbón ha de estar en forma de polvos, y si no, lo machacamos y ya lo tenemos como polvo. Para eliminar el sarro dental, y de paso, blanquear los dientes, se untan con el carbón de forma generosa y se deja actuar tres minutos, tras los cuales, se retira simplemente enjuagando con agua. El carbón elimina el sarro dental puliendo los dientes, con lo cual no se debe de usar más de una vez al mes para evitar dañar los dientes.

-Vegetales verdes

Como el perejil, los canónigos o la parte fibrosa del las berengenas, cuando se mastican, eliminan el sarro que está entre las muelas, que suele salir en forma de piedrecitas negras. El procedimiento es masticar la planta un rato. Para no dañar los dientes, lo aconsejable es usar cada vez una planta diferente. También, debido a la configuración personal de los dientes de cada uno, encontraremos que unas plantas nos retiran mejor el sarro dental que otras. Por ejemplo, a una persona le quita casi todo el sarro dental el masticar las partes fibrosas (hojas y tallo) de las berengenas enbuchadas, y a otra le va mejor masticar los canónigos. Además, como se pueden usar para elaborar ensaladas, se mastican mejor. Eso sí, mejor que la planta solamente lleve aliño y no otras cosas que interferirian con su acción, o sea, por ejemplo, ensalada de canónigos si, pero sin ehcarle atún, huevo ni otros ingredientes.

Y recordar también que para mantener la boca libre de sarro dental es preciso cepillar los dientes correctamente, es decir, con un cepillo de cerdas blandas, y haciendo pequeños circulos, pero nuna frotando en horizontal ni frotando con fuerza. Si tras la visita anual al dentista, se sigue una correcta higiene dental, se pueden evitar las caries y el sarro.

Deja un comentario