Como hacer nuestro propio desodorante casero

No solamente nos supondrá un gran ahorro de dinero, si no que también nos permite controlar y saber perfectamente que ingredientes lleva nuestro desodorante. La preparación del desodorante es muy sencilla, y se puede hacer sin problemas en casa, en un rato en la cocina. Para guardarlo se puede poner en una cajita jabonera como si fuera una pastilla que usamos para frotarnos un poco en las axilas, o mejor aún, usar un tubo de esos que hacen que la pastilla suba para arriba, que se puede obtener reusando uno de un desodorante gastado o comprandolos , pues suelen ser muy baratos.

Los ingredientes que necesitas para hacer el desodorante son: cinco cucharadas de aceite de coco que esté sin refinar, 1 cucharada sopera de bicarbonato de sodio, 1 cucharada sopera de harina de maíz y unas gotitas del aceite esencial del olor que más te guste (aunque esta parte es opcional, solo le da aroma, pero si prefieres desodorante sin aroma, para que no interfiera con colonia o por cualquier otro motivo, simplemente no pongas el aceite esencial)

Tomas todos los ingredientes y los mezclas bien hasta obtener una pasta. Si quedará líquido o no suficiente pastoso, añade un poco más de bicarbonato, hasta obtener la consistencia de pasta. Con la pasta rellena los botes vacíos (o un pequeño molde que puede ser de cartón, pues luego lo retiras, si optas por hacer una pastilla) y o metes durante 15 minutos al congelador, tras lo cual endurece y queda ya como buscabámos que quedase.

Para usar el desodorante casero que hemos creado solo es preciso frotar ligeramente en la axila para crear una capa muy fina de protección, recordando siempre hacerlo sobre una axila limpia y totalmente seca.

Los comentarios están cerrados.